Un nuevo comienzo • 1

Escribir es alegría y libertad, de lo contrario no vale la pena

17 septiembre 2020

E

mpecé a escribir de nuevo, después de diez años. Hoy es oficial. Capítulo 20˚ de El día siguiente, primera escena. Frente de acción –que es como yo llamo las subtramas– de los Hombres.

Empiezo desde ahí.

El día siguiente

Para no desmentirme, la primera escena no está planeada.

Mis personajes reanudarán sus caminos con un sueño –o una pesadilla. Escenas simbólicas, metafóricas, que tratan mi larguísima ausencia desde diferentes puntos de vista.

Qué significa eso? Bueno, son escenas oníricas contextualizadas. Mi vida y mi perspectiva de la vida es lo que importa cuando se trata de mis novelas.

“ Todo tiene que ver, nada aparece. ”

¿A qué me refiero con contextualizado? Coherente con lo que viven los personajes. Es decir, no parecerán fuera de lugar, simplemente inesperados. El significado será nebuloso, porque los sueños son nebulosos, incluso si el lector podrá interpretarlos.

“ Nunca expliques todo. ”

Agrego, la situación es perfecta para este expediente. Los frentes de acción no están alineados. Algunos tienen unos capítulos más, porque en 2006 estaba en problemas y lo intenté todo para seguir adelante. Al final, después de muchos años de respetar siempre la cronología de los capítulos –el por qué es un poco largo explicarlo aquí– había intentado escribir un frente de acción a la vez, ayudándome avanzando dos, tres capítulos relacionados con lo que me gustaba más…

No ayudó. Lo dejé, escribí “Senzanome” (otra novela) durante los siguientes, bizarros cinco años. Luego colapsé. La ventaja actual es que, en consecuencia, estas escenas oníricas aparecerán de forma asincrónica en la novela.

Es perfecto, precisamente porque no está razonado.

Ni siquiera tengo que elegir en qué parte de la narrativa colocarlos, porque ellos mismos lo eligieron. No habrá nada de afectado. Marcarán un antes y un después que yo, el autor, veré. ¿Los lectores? No importa. Son pequeñas cosas y, espero, divertidas.

Tengo mi propia teoría sobre el continuum entre la realidad y la fantasía. Es algo en lo que creo mucho y siempre respeto. No puedo resistir la tentación de plasmar una idea por escrito, si tiene que ver con mi continuum imaginativo.

La primera escena fue escrita, punto. Quizás mañana por la mañana empiece a trabajar en un artículo para Medium. Vamos a ver. Sigo el viento. Decidiré escuchando atentamente mi interior. Esos tres minutos de reflexión, mientras bebo el primer café con leche.

<

p class=”medium”>En realidad, no me importaría escribir un capítulo entero y cerrar otro, relacionado con los Elfos, que es manco de su escena final. Solo entonces trabajaré en mi ensayística en inglés.


Subscribete a la newsletter!

Vivir la escritura




Commenta

Subscribete a la newsletter!

Vivir la escritura